6 de septiembre de 2013

Las dudas 'ajacieds'

Foto: Deportadas.tv
La andadura de Frank de Boer en el banquillo del Ajax va camino del récord. A principios de Diciembre de 2010 el ex central se hacía cargo del cuadro de Amsterdam, en una tesitura compleja que terminaría volteando hasta conseguir la Eredivisie seis campañas más tarde. En las dos temporadas siguientes, el resultado se repetiría de manera casi idéntica. Comienzo dubitativo, final victorioso. 

Para la campaña actual, el objetivo era continuar reinando en Holanda y dar un paso más en la Champions League. Sin embargo, esta ambición choca con las ventas producidas por parte del club ‘ajacied’ de sus futbolistas más codiciados. Con la marcha de Toby Alderweireld al Atlético de Madrid, el Ajax pierde a la que ha sido una de sus máximas referencias en los últimos años, el central que iniciaba la jugada, que otorgaba una salida limpia de balón y que además ha ido ganando progresivamente en jerarquía. La dupla que formaba junto a Moisander era uno de los puntos fuertes del equipo.

La venta de Christian Eriksen al Tottenham es un aún más perniciosa para el esquema de Frank. Eriksen era el motor que daba sentido a todo el juego ofensivo del Ajax. El jugador más capacitado para la construcción, con mayor nivel combinativo y habilidad para nutrir de balones a los hombres más ofensivos. Con la pérdida de la perla más talentosa del conjunto tulipán, el foco de atención,  y por ende las ilusiones, se reparten.

Once tipo Ajax 2013-2014
La seguridad de Moisander, el trabajo de Poulsen, la regularidad de Siem de Jong, la anhelada eclosión de Viktor Fischer o la pegada -y se espera que la ausencia de lesiones- de  Kolbeinn Sigthorsson. Parecen argumentos más que de sobra para pelear por lo máximo en Holanda. Por si todo eso fuese poco, Overmars contentó a su técnico en Julio echando a la cesta a Bojan. Del catalán se espera mucho. En un campeonato con retaguardias más distendidas, el deseo es que el delantero confirme todo -o al menos parte- de lo que apuntaba en categorías inferiores, cuando todo hacía presagiar que su carrera brillaría con luz propia. De momento, la cara mostrada por el ariete no dista mucho de la ya vista en Barcelona, Milan o Roma. Un jugador tímido, frío, que se diluye con facilidad y cuya personalidad no parece construida para echarse un equipo a sus espaldas. Sabe que posee una de sus últimas cartas para triunfar en la élite.


Lerín Duarte, refuerzo estrella

La venta de Eriksen puso en marcha la maquinaria ‘ajacied’ para reforzar la medular. El objetivo era un interior que surtiera del alimento necesario a los atacantes. La prioridad a principios de verano era el prometedor Adam Maher, pero el PSV se adelantó. Luego han ido surgiendo cantidad de nombres, desde el veterano Yossi Benayoun (Crystal Palace) al joven Tom Carroll (finalmente cedido por el Tottenham al QPR Rangers). El definitivo fue Lerín Duarte, procedente del Heracles, y cuya llegada ha costado al Ajax unos 2,5 millones de €.

Foto: Ajax.nl
Duarte ha crecido ostensiblemente en las dos últimas temporadas en Almelo, hasta convertirse en un jugador capital para el técnico Peter Bosz. Lerín es un interior zurdo bajito (no alcanza el 1,70), pero con un tren inferior muy potente. Puede participar en la creación del juego, aunque se siente más cómodo con una alta libertad de movimientos, en la que pueda participar de forma activa por cualquier zona del campo, abarcando mucho espacio.

Al ex del Heracles le gusta aparecer con frecuencia por el área contraria y poner en práctica su buen disparo, tanto en jugadas a balón parado como en movimiento. Ocupará el lugar de Eriksen, también el mismo dorsal, pero no la misma función, pues son jugadores muy distintos. Con Duarte el Ajax gana en dinamismo, quizás también en llegada, pero pierde un estilete puramente creativo e imaginativo. Veremos pues donde es capaz de llegar este Ajax, que vuelve a presentar incógnitas en el comienzo y necesita de tiempo para ensamblar ciertas piezas que parecen difícil que hagan olvidar a las anteriores.